Comunidades Mapuche

Música y danza

La música del pueblo mapuche pasa por lo netamente religioso ya que no se caracteriza por ser una cultura festiva, por lo tanto su reunión es anual, con duración de dos o tres días. A partir de las 5 de la mañana del primer día comienza a sonar el Cultrum, las pifilcas, las trutrucas y cascahillas con el canto a coro de los primeros Tailes (canto sagrado).

El clima inhóspito, la lucha para sobrevivir en esta tierra cubierta durante meses por la nieve, le dan a la música un carácter lastimero donde la pasión es cruel y desesperanzada.

La pasión no puede expresarse ni siquiera a través del llanto o del amor. De allí la sencillez de sus instrumentos musicales, y que la música mapuche sea queja y angustia. Utilizaban varios instrumentos musicales: cultrún, trutruca, pifilca, ñorquin, quinquer-cahue, o violín araucano…