Montañismo y Andinismo

Grados de Dificultad

Escala UIAA: Se entiende a la escala definida por la Unión Internacional de Asociación de Alta Montaña determina los siguientes grados de clasificación según la dificultad del terreno, a saber:

  • Grado I: Define a un terreno con dificultades mínimas, se le considera la forma más básica de escalada, por eso las manos juegan un rol primordial en la mantención del equilibrio. En la escalada en roca para iniciantes se deben utilizar cuerdas como una medida de protección mayor.
  • Grado II: Clasifica a un terreno con cierta dificultad, en el que es necesario ayudarse con cuerdas con fijación en tres puntos.
  • Grado III: El terreno tiene un grado de inclinación mayor, por lo que se debe utilizar agarres por seguridad y demanda un gran esfuerzo físico. Se recomienda el empleo de seguros y conocer ciertas técnicas sobre chimeneas, grietas y rappel. Se lo clasifica como de dificultad media.
  • Grado IV: Clasifica a un terreno con grandes dificultades, en este grado la escalada se torna más complicada y ardua.
  • Grado V: Define a un terreno en el que las dificultades son grandes por lo que se necesita tener experiencia, técnica y un buen estado físico y seguros intermedios.
  • Grado VI: Define a un terreno que es enormemente difícil. Se requiere de un perfecto entrenamiento para emprender ascensos de este grado ya que el nivel de riesgo es considerablemente mayor.
  • Grado VII: Clasifica a un terreno en el cual la dificultad es extremadamente difícil. Los ascensos en este grado son posibles gracias a un entrenamiento constante y riguroso y se requiere de un equipo especializado.
  • Grado VIII: Define a un nivel de dificultad que no posee un terreno definido porque todavía son zonas por conseguir.

Extraído del APÉNDICE I del Reglamento de Turismo Aventura y Montaña – Resolución 138/05